El jinete pálido (1985), la película que devolvió a Clint Eastwood al western.

Recuerdo perfectamente el impacto que me causó ver “El jinete pálido” la primera vez. La recuerdo como lo que es, una película aspera, dura y con una violencia muy realista. Y encima era una peli del oeste, un western de Clint Eastwood en toda regla. De hecho, me gustó tanto que me la compre original en VHS cuando la ví a la venta.

“El jinete pálido” es un western sombrio, polvoriento y sobrio. Una película de Clint Eastwood que hay que recuperar y reivindicar ya.

Poster de la película El Jinete PalidoClint Eastwood es un monstruo, eso ya no lo duda nadie, pero goza de un status de director y actor intocable desde hace relativamente poco. Cuando hizo “El jinete pálido” no estaba tan bien considerado, pero esta película es buenísima, es como un “Sin perdón” en versión menos trabajada, un western igual de duro e igual de bueno. A mi de hecho, me gusta más.

Cuando Clint Eastwood hizo “El jinete pálido” llevaba 9 años alejado de las películas western, desde “El fuera de la ley” y había picado de todos los palos del cine: acción pura y dura en su papel de Harry el sucio, comedia con Bronco Billy, etc… pero al bueno de Clint le dió por volver al salvaje oeste con “El jinete pálido“, una historia de un hombre sin nombre, que es predicador y que va al típico pueblo del salvaje oeste a propagar el mensaje de Dios con unos métodos digamos “particulares”, basados en, por ejemplo, darle a un sujeto un mazazo en los testículos, literalmente, una de las escenas más potentes de la película, sin duda. Continúa leyendo El jinete pálido (1985), la película que devolvió a Clint Eastwood al western.