La mosca (1986). La película que nos cuenta como el hombre se hizo insecto.

En 1986 David Cronenberg consiguió su mayor éxito comercial con esta película, “La mosca”, un remake del film de mismo título de 1958, aunque de aquel solo conserva el argumento de base. Pero, ey, estamos hablando de David Cronenberg, no de un cualquiera, así que lo que el amigo David hizo fue respetar la idea inicial de un científico que se fusiona con una mosca al realizar un experimento y convertir eso en una película tremenda en todos los aspectos e inclasificable, porque sí, tiene mucho terror, mucho gore y mucho susto, pero es verdad que hay una historia de amor trabajada y un drama.

Con “La mosca”, David Cronenberg creó una película que combina a la perfección terror, gore, drama, sensibilidad y amor.

Poster en ingles de la película La Mosca, de David Cronenberg“La mosca” es además una película de actores y personajes, mucho más que de efectos y maquillaje, aunque el trabajo de Chris Wallas en efectos y maquillaje es sencillamente espectacular.

Si algún despistado por ahí que no ha visualizado “La mosca”, la película nos cuenta la historia de Seth Brundle (Jeff Goldblum), un científico que ha descubierto el modo de teletransportar objetos de un lugar a otro: mete un objeto en una cabina, y éste aparece en otra cabina situada en otro lugar, y todo ello en un segundo. Lógicamente el invento tiene tela, y Seth Brundle es considerado en parte visionario y en parte loco. Una periodista, Veronica (Geena David), que trabaja en una publicación científica, se interesa mucho por el trabajo de Seth. El bueno de Seth confía en Veronica y le enseña todos los entresijos del teletransporte y el principal problema con el que se encuentra: es capaz de teletransportar objetos sin problemas, pero cuando lo hace con seres vivos (esa escena en la que Seth Brundle teletransporta un mono y este aparece, literalmente, del revés) o con materia orgánica, algo no marcha bien. Continúa leyendo La mosca (1986). La película que nos cuenta como el hombre se hizo insecto.

Scanners (1981), la película en la que explotan cabezas.

Si Scanners, la película, es recordada por algo es principalmente porque allá sobre el minuto 12 (el minuto 12!, recien empezada la película como aquel que dice) llega una de las escenas más bestias que ha dado el cine comercial: la cabeza de un tipo explota, literalmente. Esta imagen ha sido explotada hasta la saciedad, pero no es justo juzgar una película como Scanners solo por esto. De hecho, colocar una escena tan burra tan al principio de la película parece precisamente una forma de llamar la atención del público pero también de dejar claro que no es más que algo anecdótico, que la película no se va a basar en cabezas explotando por doquier.

“Scanners” pasará a la historia por ser esa película en la que a un tipo le explota la cabeza.

Poster de la pelicula ScannersScanners fue el primer “éxito” comercial de la carrera del gran David Cronenberg, un director con un estilo tan personal como inclasificable, que navega casi siempre entre la ciencia ficción, el terror, lo sobrenatural y lo metafísico, salvo quizás en sus dos últimas películas: “Una historia de violencia” y “Promesas del Este”, dos películas que hay que ver sí o sí pero muy alejadas en temática y tratamiento de esta misma Scanners o de “La mosca”, “Videodrome”, “Cromosoma 3″, “Inseparables”, “ExistenZ”, etc… En cualquier caso, lo que es una verdad indiscutible es que David Cronenberg tiene un estilo personal e intransferible, independientemente de cual sea la película, y en Scanners ese estilo está ahí: relaciones personales complicadas, un tratamiento cuasi enfermizo de los enfrentamientos y problemas personales, un cierto tono de gore siempre presente, etc…

Continúa leyendo Scanners (1981), la película en la que explotan cabezas.