Risky Business (1983). Un joven solo en casa, una prostituta, un negocio casero… un clásico

Risky Business es una de esas películas de un Tom Cruise comenzando, con sus imprescindibles Rayban Wayfarer negras, ahora tan de moda, y su sonrisa encantadora y pícara.

Es una de esas películas sobre ir en busca de chicas y diversión, esas en las que de verdad quieres identificarte con el protagonista, ser como él.

Poster clásico de la película Risky BusinessUna comedia fácil pero entretenida y ligera, típica de los 80. Básicamente lo que tenemos aquí son adolescentes muy salidos, fiesta loca, chicas guapas, catastrofes caseras y todo lo necesario para pasar un buen rato.

El argumento trata sobre Joel Goodsen, un jovencito de sólo 17 años que, harto de ser la imagen perfecta de un adolescente responsable y estudioso, aprovecha que sus padres se van de vacaciones para comenzar su rebelión y comienzo de su transición a la edad adulta, quemando asfalto montado en el deportivo de su padre.

Además del papel del protagonista, en el que podríamos decir que Cruise casi hace de sí mismo, o el papel que ha hecho en tantos filmes; hay que destacar a Rebecca de Mornay, que sale guapa como un sol Continúa leyendo Risky Business (1983). Un joven solo en casa, una prostituta, un negocio casero… un clásico

Una pandilla alucinante (1987). Monstruos contra adolescentes ochenteros.

Hubo una época en los 80 en que era habitual que muchas películas las protagonizarán pandillas o grupos de chavales preadolescentes, como pasó por ejemplo en “Exploradores” o en “Los Goonies”. Y también hubo un momento en el que se puso de moda cruzar géneros entre sí o jugar con los límites, mezclando terror y humor, por ejemplo, como pasó en “Noche de miedo”.

En “Una pandilla alucinante” tenemos una película que cruza el género de monstruos con las películas de grupos de chavales.

Poster en inglés de la película Una Pandilla AlucinanteEsta curiosa mezcla es lo que nos ofrece “Una pandilla alucinante”, un cruce imposible entre las películas de monstruos con las películas protagonizadas por grupetes de chavales, donde no faltan todos los tópicos: en la pandilla hay un listo, un gordo y un macarra, como debe ser. Pero bueno, ¿de qué va “Una pandilla alucinante”?.

Una pandilla alucinante” comienza con un flashback hace 100 años, donde vemos a Van Helsing combatiendo a Drácula en un castillo. Una joven recita junto a Van Helsing unas palabras y se abre un vórtice dimensional que absorbe a todos los del castillo. Acto seguido pasamos a la actualidad, donde vemos el típico instituto americano de ciudad pequeña típica americana y conocemos a unos chavales de entre 12 y 14 años calculo que son colegas y se pirran por las películas de monstruos y por todos los temas filosóficos que les rodean (como por ejemplo las formas de matar a un vampiro o si el hombre lobo tiene pelotas o no), y se llaman a si mismos “La pandilla del monstruo” (que es la traducción literal de “The monster squad”, el título original de la película). Continúa leyendo Una pandilla alucinante (1987). Monstruos contra adolescentes ochenteros.

Aventuras en la gran ciudad (1987). Una niñera, unos adolescentes y una escapada nocturna en una sola película

En los 80 abundaron un tipo de comedias tirando a lo muy simplón y con unos esquemas muy cerrados en las que sabías de antemano todo lo que iba a pasar en la peli, porque todo era tremendamente previsible. Comedias muy “blancas”, sin más pretensiones que hacer pasar un buen rato. Pues bien, “Aventuras en la gran ciudad” es una película que cumple a rajatabla esa premisa: es predecible, es típica, está llena de tópicos… pero oye, que entretiene un buen rato y encima suele ser recordada con bastante cariño.

“Aventuras en la gran ciudad” es la típica comedia 80s previsible y tontorrona, pero muy disfrutable y entretenida

Poster en ingles de Aventuras en la gran ciudadLo que nos cuenta “Aventuras en la gran ciudad” es superoriginal, tenemos a Chris Parker (Elisabeth Shue), una chica que planeaba pasar una velada especial cuando su novio (el típico ultracapullo americano) la cancela. Entonces accede a hacer de niñera de dos hermanos, un adolescente (que está coladísimo por Chris) y una niña fan a muerte del superhéroe Thor, el de Marvel. Está convencida de que va a pasar una noche sosegada cuando recibe la llamada de Brenda (Penelope Ann Miller), una amiga que se acaba de escapar de casa y se encuentra acojonada perdida en medio de la gran ciudad. Para ayudar a Brenda, todos viajarán al centro de la ciudad, con algún invitado de más, y por supuesto, deberán salvar a Brenda y voler a la seguridad del hogar sin que los padres de los chavales se enteren absolutamente de nada. Así que ya os podeis imaginar lo que va a pasar aquí: carreras a lo loco, situacioens de lo más variopinto, enredos de todos los tipos y clases, y así hasta saber si los chavales son capaces de cumplir con éxito su misión, ¿lo serán? Continúa leyendo Aventuras en la gran ciudad (1987). Una niñera, unos adolescentes y una escapada nocturna en una sola película

Aterriza como puedas (1980). La primera comedia hiperdesmadrada y absurda… y con Leslie nielsen

“Aterriza como puedas” es todo un clásico. Vale, no es “Casablanca” o “Ciudadano Kane”, pero “Aterriza como puedas” es un clásico de otro tipo, de los que ponen una y otra vez en la televisión y el público lo ve. Yo, desde luego, cada vez. La película es hasta parte del inconsciente colectivo de todos, ¿quién no ha oído a alguien decir frases míticas de la película como “elegí un mal día para dejar de esnifar pegamento” o “te gustan las películas de romanos”?

“Aterriza como puedas” inauguró ese subgenero de comedias desmadradas, surrealistas y exageradas… en las que siempre sale Leslie Nielsen, que aquí hace su primera aparición.

Poster de la pelicula Aterriza Como Puedas“Aterriza como puedas” nació como parodia del género catastrófico, que tan de moda había estado en la década de los 70 por películas como “El coloso en llamas” o “Aeropuerto”. Y, sin comerlo ni beberlo, la película fundó un género, el de las comedias disparatadas que parodian éxitos comerciales y, por el camino, hacen lo que sea por el chiste. Porque eso es lo que caracteriza a esta película, su estilo gamberro, cómo fuerza las situaciones, los personajes, la trama, absolutamente todo. La veracidad o el realismo no existen, todo vale con tal de hacer reír al espectador. Y funciona. La película es una recopilación sin descanso de gag tras gag, de situación cómica absurda tras situación cómica absurda. Un no parar de reir y un montón de escenas que se han convertido en clásicos. Continúa leyendo Aterriza como puedas (1980). La primera comedia hiperdesmadrada y absurda… y con Leslie nielsen

Todo en un día (1986). La película de Ferris Bueller, el adolescente que todos queremos/quisimos ser.

La verdad es que había oido hablar, y mucho, de “Todo en un día” y de su protagonista, Ferris Bueller (interpretado por Matthew Broderick), pero nunca la había visto. Recordaba el final de la película de algún pase por la tele, conocía su existencia, pero poco más. Así que un día de hace unas semanas, viendo la deplorable programación que me esperaba en los casi 30 canales de la televisión (¿para qué quiero 30 canales sin en ninguno hay nada interesante?) opté por poner la película y quitarme por fin una de esas miles de espinas que tengo, que son películas pendientes de ver.

“Todo en un día”, como película, está hecha con un único objetivo: entretener y arrancarte unas cuantas risas. Ni más ni menos.

Poster de la película Todo en un dia.Todo en un día” nos cuenta exactamente eso, un día en la vida del protagonista, un chaval llamado Ferris Bueller que decide que un buen día (el que se nos cuenta en la película) no le apetece ir al instituto y prefiere estar por ahí con su amigo Cameron y su novia, Sloane, que sí va al instituto pero que el se encargara de “rescatar”. Y aunque todo sucede en un único día es alucinante la cantidad de cosas que le da tiempo a hacer al bueno de Ferris. Primero, debe convencer a sus padres de que está enfermo ante el estupor e indignación de su hermana; luego debe convencer a su mejor amigo, Cameron, de que salga de la cama, ya que está enfermo de verdad, para que cojan juntos el Ferrari del padre de Cameron para irse por ahí de parranda; por supuesto irán a buscar al instituto a Sloane, la novia de Ferris, para que se una a ellos, y a partir de ahí a vivir el día: almuerzos en restaurantes carísimos, paseos en Ferrari, participar en una cabalgata masiva por el centro de la ciudad, etc… y todo esto mientras Ferris intenta evitar cruzarse con sus padres y que el director del colegio, obsesionado con cazarle, le pille. De todo esto va “Todo en un día”. Continúa leyendo Todo en un día (1986). La película de Ferris Bueller, el adolescente que todos queremos/quisimos ser.

Los gemelos golpean dos veces (1988). Arnold Schwarzenegger se pone a hacer comedias.

No cabe duda de que los 80 fueron la época dorada de Arnold Schwarzenegger. El tio facturó de un plumazo un montón de taquillazos como “Conan el Bárbaro”, “Predator”, “Terminator” o “Perseguido”, hasta que a Schwarzenegger le dió por creerse actor, pensar que podía hacer reir y meterse a hacer comedias, la primera de las cuales fue “Los gemelos golpean dos veces“.

En “Los gemelos golpean dos veces” Schwarzenegger decidió que quería ser actor de verdad, en películas de verdad, ¿cómo?, pues haciendo comedias.

Poster de la película Los Gemelos Golpean Dos VecesLo peor es que la jugada le salió bien a Schwarzenegger, ahí es nada. El tio hace “Los gemelos golpean dos veces“, una comedia, se pone a “actuar” y encima triunfa a lo bestia en todo el mundo. Claro, el tio tenía a Danny DeVito cubriéndole las espaldas, que él si sabe actuar y sí sabe hacer comedia, y eso se notó. Encima, “Los gemelos golpean dos veces” es entretenida y te ríes, y esto significo el principio del fin de la carrera de Schwarzenegger, porque el tipo pensó que sabía actuar, y le dió por meterse a hacer comedias familiares, a cual más infecta y aburrida. De la galería de horrores de comedias que hizo Schwarzenegger precisamente solo se salva esta, “Los gemelos golpean dos veces”, porque las demas (”Junior”, “Poli de guardería”, etc) son sencillamente Continúa leyendo Los gemelos golpean dos veces (1988). Arnold Schwarzenegger se pone a hacer comedias.

Terrorvision (1986). De la televisión salen monstruos cósmicos.

Recuerdo perfectamente la carátula de “Terrorvision” en los videoclubs de mi barrio cuando era un adolescente. Aquella cinta VHS con una imagen de una antena parabólica en la que había insertado un ojo alienigena y unos tentáculos me daba bastante miedo, y de hecho nunca tuve el valor de alquilarla porque si la caratula me daba tanto miedo, seguro que la película que iba dentro era tan brutal que me traumatizaba de por vida… eso pensaba.

La caratula del vhs de “Terrorvision” me daba un miedo importante de chaval. Pensaba que esa película tenía que dar mucho mucho miedo.

Poster en inglés de la película TerrorvisionHace ya algo de tiempo decidí que ya estaba preparado para ver “Terrorvision” de una vez y acabar con esa sensación de cosa a medio hacer por no haberla visto de chaval, así que me senté delante de mi televisión y me puse la película.

Terrorvision” empieza enseñándonos el departamento de sanidad, división de seres mutantes, del planeta Plutón, donde un horrible monstruo es convertido en energía y disparado al espacio por un funcionario plutoniano. El monstruo viaja en forma de rayo por el universo rebotando de planeta en planeta hasta que aterriza en la flamante y nueva antena parabólica de los Putterman, una familia muy particular. El monstruo vive en la televisión, y cada vez que los Putterman cambian de cadena o hacen algún arreglo, el monstruo se manifiesta físicamente haciendo todo tipo de cositas malas. La familia está compuesta por los padres, un matrimonio salido y peculiar con una fijación preocupante por hacer intercambio de parejas; la hija, una chavala 100% ochentera que aprece Cindy Lauper en versión barata; el hijo, un chavalín obsesionado con las armas y con la estética militar; y el abuelo, un viejo loco obsesionado con la guerra, las armas, la supervivencia y que tiene un cuarto que parece un bunker militar. Con este cuadro de personajes, al que se suma alguno más, como Medusa, una presentadora tetuda de TV de un programa de terror y algún secundario más, parte “Terrorvision“, que básicamente consiste en ver como la familia lucha contra el monstruo hasta el final de la película y el desenlace. No cuento más de momento porque si no os chafo toda la película. Pero seguid leyendo, seguid… Continúa leyendo Terrorvision (1986). De la televisión salen monstruos cósmicos.

El club de los cinco (1985). La amistad que une a los castigados del instituto.

El club de los cinco” es una divertida comedia donde se narra un sábado de cinco adolescentes aparentemente sin nada en común, castigados por mal comportamiento a ocho claustrofóbicas horas en la Biblioteca del instituto. El tiempo la ha tratado bien y la verdad es que es uno de esos clásicos ochenteros basados en la nostalgia y en el buen hacer.

En la película se retratan a la perfección, con gracia y salero, los estereotipos típicos del estudiante adolescente americano

Poster en inglés de la película El Club de los CincoLa base y originalidad de “”El club de los cinco“” es que Hughes no se encarga de hablar de los personajes Andy, Claire, Brian, Allison y Bender, sino del deportista, de la princesa, del cerebro, de la inadaptada y del macarra del instituto, se encarga de profundizar en los estereotipos y en sus absurdas preocupaciones de chicos de instituto, aunque en la vida real, a esa edad todas las preocupaciones son absurdas. No obstante, llega a la conclusión final de que en realidad, los miembros de este club de catigados, de este club de los cinco, todos son lo mismo y tiene los mismos problemas. La película contiene una serie de escenas que han pasado a la posteridad y han sido imitadas decenas de veces, y además prácticamente se desarrolla enterita en un único escenario, la biblioteca del instituto Continúa leyendo El club de los cinco (1985). La amistad que une a los castigados del instituto.

Maniquí (1987). Kim Cattrall, una maldición egipcia y los años 80.

Hay películas de los 80 que han aguantado perfectamente el paso del tiempo, por muchas razones: porque la historia sigue vigente, por la interpretación de los actores, por su caracter universal, etc. Pero desde luego, “Maniquí” no es una de ellas. Es una de esas películas que ha soportado fatal el paso del tiempo.

“Maniquí” es la típica comedia tonta de los años 80, con todos los defectos y virtudes que eso supone.

Poster de la pelicula ManiquiLa historia que nos cuenta “Maniquí” es de traca y pandereta. La película comienza enseñándonos el antiguo Egipto, donde una mujer, Ema (Kim Cattrall) se queja a su madre de que queiren casarla con hombres que no le interesan y que además ella quiere vivir su vida, y le pide a los dioses que no permitan que su vida sea esa, así que los dioses le conceden esa oportunidad, y Ema desaparece, literalmente. Luego aparecen los créditos iniciales de la película, en formato de dibujos animados, que nos dan a entender que nuestra protagonista pasa por todos los momentos de la Historia. Y así llegamos a la época actual, en la que vemos a un joven escultor, Jonathan (Andrew McCarthy), que trabaja en una fábrica creando maniquíes y que está orgullosísimo de su última creación, un maniquí perfecto. Como el chaval se dedica a convertir cada maniquí en una pieza de arte y es muy lento, pierde el trabajo, y vemos como deambula de trabajo en trabajo, siempre aportando una visión artística y perdiendo el trabajo: desde jardinero a pizzero. Su novia, una ejecutiva agresiva, no comparte su visión romántica y artística de la vida y le reprocha su poca estabilidad continuamente. Continúa leyendo Maniquí (1987). Kim Cattrall, una maldición egipcia y los años 80.

Monty Python: El sentido de la vida (1983). ¿Por qué estamos aquí?

Creo que la primera película que ví de los Monty Python fue “La vida de Brian”, que aunque plagada de ironías y mala leche, es relativamente accesible. Luego ví esta, “El sentido de la vida“, y aunque es una película más dificil, la disfrute mucho más porque desde luego es mucho más transgresora y políticamente incorrecta que las otras películas de los Monty Python.

“El sentido de la vida” fue la cuarta y última película de los Monty Python originales.

Poster de la pelicula El Sentido de La Vida de Monty PythonSi no habeis visto “El sentido de la vida” es bastante dificil explicar de que va esta película, porque precisamente trata de lo que dice el título, de desvelar el sentido de la vida, ¿por qué estamos aquí?, ¿de donde venimos?, ¿a dónde vamos? y todas esas grandes cuestiones filosóficas, ahí es nada, y encima en un tono de comedia irónica y surrealista. Para arrojar luz sobre semejante tema, los Monty Python nos proponen un viaje a través de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte, pasando por diferentes etapas de nuestra existencia que a su vez se dividen en varios sketches. Es decir, “El sentido de la vida” no tiene un hilo argumental común sino que son una serie de sketches entrelazados para que descubramos “El sentido de la vida”. Eso sí, la mala lecha, la ironía, el surrealismo y un humor absurdo y ácido campan a sus anchas por toda la película en una serie de sketches que han hecho historia Continúa leyendo Monty Python: El sentido de la vida (1983). ¿Por qué estamos aquí?