Kickboxer (1989). Jean Claude Van Damme en su máximo esplendor.

La verdad es que no soy capaz de recordar cuando ví “Kickboxer” exactamente, pero sé que era novedad en el videoclub, porque era la típica película que todo el mundo quería coger y como solo había una o dos copias siempre estaba pillada. Era la típica película que o reservabas en el videoclub o no había manera. Lo que llamaba la atención era la portada, con Van Damme todo cachas y los puños llenos de cristales, porque decías “jo, en esta peli deben pegarse unas leches como panes”, y claro, la querías ver cuanto antes.

En “Kickboxer”, Van Damme se empleó a fondo: entrenamientos golpeando arboles, peleas con los puños llenos de cristales, bailes disco en la jungla… la película lo tiene todo!!!

Poster de la película de Jean Claude Van Damme KickboxerEl argumento de “Kickboxer” no es más simple porque no se puede: Kurt Sloane (Jean-Claude Van Damme) ve como su hermano Eric, campeón del mundo de kickboxing, va a pelear contra los mejores en Tailandia, y allí, el campeón local, Tong Po, lo deja paralítico de una soberana paliza. Kurt, cegado por la sed de revancha, se propone vengar a su hermano y para ello se entrena con el mejor preparador de kickboxing de Tailandia, Xian Chow, que le enseña los secretos del Muay Thai, la forma de kickboxing de la zona, a base de unos entrenamientos más duros que el acero y que son lo mejor de la película. Kurt se prepara a conciencia y finalmente se enfrenta a Tong Po en un combate a vida o muerte. ¿Quién ganará?.

Y así es “Kickboxer“, una película basada en el entrenamiento al que se somete Kurt hasta que se convierte en el guerrero definitivo y pelea con Tong Po para vengar a su hermano. No hay más argumento ni complicados giros de guión ni sopresas de hijos secretos ni nada de eso, esto es una película de artes marciales y mamporros a todo trapo, dividida en tres partes claras: 1, el hecho que provoca las ansias de venganza de Kurt; 2, el durísimo entrenamiento al que se somete, en plena jungla tailandesa, para convertirse en el guerrero de kickboxing definitivo; y 3, la lucha final contra Tong Po, el malo más malo del mundo mundial. Continúa leyendo Kickboxer (1989). Jean Claude Van Damme en su máximo esplendor.

Karate Kid (1984). Aprender artes marciales a base de dar cera, pulir cera.

Entre 1984 y 1985 todo el mundo quería aprender karate porque todo el mundo había visto la película ”Karate Kid“, y todos pensábamos que con aquello de “dar cera, pulir cera” íbamos a aprender por generación espontanea increibles técnicas de artes marciales que nos iban a convertir en unos tios durísimos que podríamos detener al abusón del cole fácilmente.

“Karate Kid” fue la película que popularizó el karate en los 80.

Poster de la pelicula Karate KidToda esta fiebre colectiva en favor del karate la desató una simple película, “Karate Kid“, que genero un par de secuelas y que añadió varias frases y posturas (como olvidar el momento en que Daniel San se sube al poste para entrenar la patada esa de la grulla) a la cultura popular del siglo XX y XXI. ¿Pero era “Karate Kid” para tanto?, pues la verdad es que no lo sé, pero la película en sí fue de lo más entretenido y por lo menos en España tuvo un éxito brutal, y seguro que los gimnasios de karate se llenaron de nuevos alumnos. De hecho, yo fui uno de ellos. “Karate Kid” nos contaba la historia de Daniel, un chavalín que cambia de ciudad con su madre porque ésta ha encontrado trabajo en una nueva ciudad, así que se mudan. Lógicamente, Daniel no tiene amigos ni conoce a nadie, aunque pronto se hace amiguete del señor Miyagi, el portero del bloque de apartamentos en el que viven. En el instituto, nuestro amigo Daniel no tiene ningún amigo y encima comete el error de fjarse en la chavala que es la típica chica popular del instituto, así que los matones de turno la toman con él, y de hecho un día le persiguen para darle una soberana paliza, porque todos saben karate, ya que son miembros de “Los Cobras”, un grupo de karate. Daniel salva el pellejo porque el señor Miyagi se enfrenta a los abusones y les da una lección porque su karate es mucho mejor que el de aquellos. Continúa leyendo Karate Kid (1984). Aprender artes marciales a base de dar cera, pulir cera.