Mad Max 2, el guerrero de la carretera (1981). Apocalipsis, polvo, cuero y gasolina en una sola película.

La trilogía de Mad Max es, sin duda, una de las trilogías más singulares de la historia del cine: películas sin mucho presupuesto (sobre todo las dos primeras), realizadas en un pais sin mucha tradición de exportar cine, como Australia, con un argumento más o menos underground, pero que resultan ser todo un éxito y crear un estilo propio.

Es una pena que no podamos hablar de “Mad Max”, la primera peli de la trilogía, porque es de 1979, pero sí que podemos hablar aquí de la segunda, “Mad Max 2, el guerrero de la carretera“, porque es de 1981. Esta película nació lógicamente al abrigo del éxito de la primera parte, protagonizada por un Mel Gibson al principio de su carrera, antes de embarcarse en grandes producciones hollywoodienses.

¿De qué trata “Mad Max 2, el guerrero de la carretera”?

Poster en inglés de la película Mad Max 2, el Guerrero de la CarreteraLa película empieza con un prólogo narrado por una voz en off que nos cuenta como la humanidad entró en una guerra mundial que destruyó la civilización tal y como la conocíamos y como Max, un policía, acabó conviertiéndose en Mad Max (vamos, que nos resume la primera película). La voz en off acaba su narración justo cuando empieza la película, con Max en su coche oxidado y polvoriento, acompañado por un perro y recorriendo áridas carreteras solitarias llenas de polvo y solo transitadas por pseudo-punks motorizados y vestidos a medio camino entre una tribu india y un  jugador de rugby. Tras un encuentro fugaz con unos motoristas y conseguir un poco de gasolina de un camión abandonado, el bien más preciado de este futuro apocalíptico, Max cae en una trampa cuando se dirige a un vehículo volador que parece abandonado en medio del desierto. Un personaje le captura para apoderarse de su vehículo, pero las tornas cambian y es Max quien le hace prisionero. A cambio de no perder la vida, el personajillo le dice a Max que puede conseguir toda la gasolina que quiera en un sitio al que le puede llevar… y allí se encaminan. Cuando llegan, lo que Max encuentra es una refinería en toda regla, fortificada y asediada por una tribu de motoristas y tios chungos postapocalípticos que quieren apoderarse de esa gasolina. ¿Ayudará Max a los pobres de la refinería a buscar un futuro mejor o se aliará con los personajes que la asedian para tener su parte del pastel (de gasolina)? Esta incognita quedará desvelada si veis la película.

En “Mad Max 2, el guerrero de la carretera”, tan protagonista como los actores en la peli es la ambientación de un mundo devastado por la guerra nuclear

La historia de “Mad Max 2, el guerrero de la carretera” es sencilla y sin ningún tipo de giro argumental raro ni profundidad social… estamos hablando de una película que cruza el cine de acción con el de ciencia-ficción de manera magistral, pero desde luego el gran mérito de “Mad Max 2, el guerrero de la carretera” está en crear un mundo propio y postapocalíptico, un futuro sucio, malvado y repleto de personajes como Humungus o el propio Max, con una estética a medio camino entre motoristas de Harley-Davidson, punks de barrio y jugadores de rugby.

Para comprobar esto, echadle un ojo al trailer de la película:

Como ya digo la historia de “Mad Max 2, el guerrero de la carretera” es sencilla y directa: unos malos muy malos quieran apoderarse de la gasolina que tienen los buenos, que queiren empezar un mundo nuevo, y en medio está Mad Max, que ni es bueno ni malo, y solo mira por él mismo, aunque al final intervendrá para que la balanza de la justicia se decante del lado de los buenos. Y el gran valor de “Mad Max 2, el guerrero de la carretera” es esa estética y una serie de momentos memorables para el cine de acción y ciencia ficción que han sido copiados hasta el asco en multitud de películas, como por ejemplo la escena del lanzamiento del boomerang-cuchillo o los combates en plena carretera entre Mad Max y los salvajes que pueblan ese mundo hostil, eso sin contar el montón de películas que surgieron a la sombra de esta y cuyo argumento era siempre el mismo: futuro postapocalíptico lleno de bandas de criminales malísimos y un héroe (o antihéroe) solitario que desafía a todos.

Solo por su ritmo, su estética y la fauna que desfila por la película vale la pena verla, que además tiene el mérito de que todo el protagonismo del guión vaya a parar a las situaciones, a la actitud de los personajes y a la ambientación y poco o muy poco al diálogo. en este futuro lleno de polvo, cuero y gasolina las palabras no son mejores que un buen cartucho de escopeta. Como remate, una de las escenas más famosas de la película, la de la escena del lanzamiento del boomerang:

6 comentarios sobre “Mad Max 2, el guerrero de la carretera (1981). Apocalipsis, polvo, cuero y gasolina en una sola película.”

  1. Recuerdo que la primera “Mad Max” me resultó un tanto sorprendente, pero el tema no me llamó tanto como para seguir sus secuelas. Creo que cuando la vi la idea de un futuro metálico, sucio y violento no me agradó demasiado, aunque puede ser que mi opinión fuera diferente si la viera hoy en día. Quizás algún día me ponga a ello :)

    A pesar de todo, no dejan de ser grandes clásicos del cine de bajo presupuesto y temática alternativa del momento. Vista desde esa perspectiva, la saga gana bastante.

    saluditos

  2. No hace mucho emitieron esta peli en la tele, no recuerdo en qué canal, y censuraron la escena en la que pierde los dedos al intentar coger el boomerang.

    Gran película, me encantaron la primera y la segunda, y sobretodo la primera, muy impactante, aún hoy. La tercera ya es harina de otro costal.

  3. Es cierto. Yo mismo he visto un par de versiones diferentes en la escena de los dedos. De hechos en la última que vi, la escena estaba cortada y no se veía nada. En el vídeo que he puesto la escena está integra. Vista hoy en día sorprende que se haya censurado tanto cuando cualquier telediario es mucho más duro que esa escena…

  4. 3 macarradas maravillosas, desde la primera con ese futuro no tan desatroso, donde vemos una pequeña sociedad con servicios precarios como la propia polica,podemos entender que en este caso el fin a llegado por el propio sistema, algo mas inherente a nuestra sociedad y no un “armagedon”. Algo bastante diferente a cualquier fin del mundo mas teatral que es lo q estamos acostumbrados a ver, donde un desastre de magnitudes titanicas arrasa todo, y la civilizacion que deja son subseres y buenas gentes que viven el caos total, como la segunda mas apocalipticoa underground punk (esta es posiblemente las mas macarra). y la tercera una locura pero con una narrativa mas psicologica. pero negociudad y la cupula de trueno, son dos paranollas que han quedado en el backgruond de todo buen cinefilo.

  5. Jo, Negociudad mola!!! Cuando toque ya revisaré la tercera pelicula. Pero mi favorita es la segunda: bruta, sucia y sin grandes mensajes ni alardes de nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>