Calles de fuego (1984). Rock & Roll, acción, secuestros, héroes, villanos… en una sola película, yeah!

“Calles de fuego” es una de esas películas que por su estética y tratamiento de la historia se te quedan grabadas en la retina y el tiempo se encarga de magnificar hasta el infinito y más allá. La recuerdas como lo que viste hace años y acaba convirtiéndose en una película idolatrada y venerada.

“Calles de fuego” es una historia de chico quiere a chica, chica es raptada por malo malísimo y chico lucha para liberarla, pero contada con el ritmo de un comic plasmado en película y con una estética brutal.

Poster de la pelicula de 1984 Calles de FuegoEn realidad la película cuanta una historia más vieja que la tos y que, a priori, no tiene nada de original. En “Calles de fuego” nos encontramos con una historia que no destaca por su originalidad. En medio de un panorama de desenfreno y rock & Roll, situado en una época indeterminada que parecen los años 50, la banda de los Moteros terroristas, capitaneada por el vicioso Raven Shaddock (Willem Dafoe), secuestra a la diva de la canción Ellen Aim (Diane Lane) en medio de una actuación en la ciudad. Ahora, sus esperanzas de ser rescatada descansan en unos héroes atípicos: el cazafortunas Tom Cody (Michael Paré) y su secuaz McCoy (Amy Madigan). Ambos, ayudados por el manager de Ellen (Rick Moranis), se introducen de lleno en un mundo de calles regadas por la lluvia, coches calientes, moteros vestidos de cuero y vinilo y asesinos mortales. A lo largo de la película veremos como nuestros héroes intentan rescatar a Ellen de las garras del malvado Raven. Como veis, lo que “Calles de fuego” persigue es entretenerte a base de acción, música y una escenografía tremenda… y vaya si lo consigue!

El gran valor de la película, sin duda, es el como se cuenta esa historia. La estética, los decorados, las canciones… en el trailer pueden apreciarse estos matices:

Y si “Calles de fuego” ha pasado a la memoria colectiva ha sido precisamente por esas cosas. Esos chungos tan chungos con chupas de cuero… ese héroe encarnado por Michael Paré que parece un cruce de chulo de barrio e Indiana Jones… esa Diane Lane como cantante de un grupo de estilo extraño similar a un rock progresivo acelerado. Para muestra de las canciones de la película, aquí Diane Lane “canta” el tema “Nowhere Fast”, que se escucha al inicio:

Las peleas, las canciones, el uso de la cámara lenta o de parar la imagen en determinados momentos y sobre todo la atmósfera que se consiguió convierten a “Calles de fuego” en una película muy pero que muy recomendable, a la que el tiempo ha tratado bien y que se disfruta como el relato de aventuras que es, aunque esté ambientada en una época indeterminada que parecen los años 50 en USA.

Si no la has visto, no te lo pienses y dale una oportunidad, porque no te vas a arrepentir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>