Los intocables de Eliot Ness (1987). De Niro, Costner, Connery… Gangsters y policías en el Chicago de los años 30

Los Intocables de Eliot Ness es, sobre todo, una película clásica de polis y cacos, de buenos contra malos, que recrea el Chicago de los años 30 y la lucha entre Eliot Ness y Al Capone.

Brian de Palma juntó a un cast de lujo en esta película y nos entregó un clásico instantaneo del cine policiaco. Los Intocables de Eliot Ness es, sobre todo, una referencia en su genero.

Poster de la película Los Intocables de Eliot NessSituémonos y pongámonos cómodos: Época de la polémica Ley Seca, Chicago, años 30. El agente federal  Eliot Ness (Kevin Costner), encargado de mantener la ley y el orden en esta ciudad, persigue incansable e implacablemente al escurridizo gánsgter Al Capone (un brutal y memorable Robert De Niro). La escasez de pruebas con las que inculparle, hace que se libre cada vez a más duras penas de todo tipo de delitos: sobornos, asesinatos, contrabando de alcohol, entre otros. Finalmente, Eliot Ness, con su equipo de superhombres intocables, conseguirá idear una manera de inculpar a Al Capone por otra clase de delitos, y lo conseguirá tras toda una serie de enredos, tiroteos, persecuciones y asesinatos. Continúa leyendo Los intocables de Eliot Ness (1987). De Niro, Costner, Connery… Gangsters y policías en el Chicago de los años 30

Una pandilla alucinante (1987). Monstruos contra adolescentes ochenteros.

Hubo una época en los 80 en que era habitual que muchas películas las protagonizarán pandillas o grupos de chavales preadolescentes, como pasó por ejemplo en “Exploradores” o en “Los Goonies”. Y también hubo un momento en el que se puso de moda cruzar géneros entre sí o jugar con los límites, mezclando terror y humor, por ejemplo, como pasó en “Noche de miedo”.

En “Una pandilla alucinante” tenemos una película que cruza el género de monstruos con las películas de grupos de chavales.

Poster en inglés de la película Una Pandilla AlucinanteEsta curiosa mezcla es lo que nos ofrece “Una pandilla alucinante”, un cruce imposible entre las películas de monstruos con las películas protagonizadas por grupetes de chavales, donde no faltan todos los tópicos: en la pandilla hay un listo, un gordo y un macarra, como debe ser. Pero bueno, ¿de qué va “Una pandilla alucinante”?.

Una pandilla alucinante” comienza con un flashback hace 100 años, donde vemos a Van Helsing combatiendo a Drácula en un castillo. Una joven recita junto a Van Helsing unas palabras y se abre un vórtice dimensional que absorbe a todos los del castillo. Acto seguido pasamos a la actualidad, donde vemos el típico instituto americano de ciudad pequeña típica americana y conocemos a unos chavales de entre 12 y 14 años calculo que son colegas y se pirran por las películas de monstruos y por todos los temas filosóficos que les rodean (como por ejemplo las formas de matar a un vampiro o si el hombre lobo tiene pelotas o no), y se llaman a si mismos “La pandilla del monstruo” (que es la traducción literal de “The monster squad”, el título original de la película). Continúa leyendo Una pandilla alucinante (1987). Monstruos contra adolescentes ochenteros.

Arma Letal (1987). Riggs y Murtough, esa extraña y atractiva pareja de policías de pelicula

En los años 80 se estilo mucho ese tipo de películas en las que una pareja de policías, generalmente muy distintos entre sí, se enfrentaban al crimen, al mal y a quien hiciera falta. Incluso este tipo de películas tienen su propio termino para definirlas, “buddy movies” (películas de colegas).

Y eso es “Arma Letal”, un espectáculo de acción con una pareja protagonista que hace de sus tremendas diferencias su virtud.

Poster de la película Arma LetalLa gracia de “Arma Letal”, es justo esa, la pareja de policías protagonista, en torno a los cuales se desarrolla todo. En esta película tenemos dos policías bien distintos unidos en una historia: Martin Riggs (Mel Gibson) es un policía de Los Angeles con tendencias suicidas, una máquina de matar registrado como un ‘arma letal’ en el departamento de policía. Es un tipo dificil de manejar, veterano de la guerra de Vietnam,  cuya personalidad, tras la muerte trágica de su mujer, está muy alterada y le lleva a cometer acciones sin considerar un momento su propia seguridad. Por contra, Murtaugh (Danny Glover) es el extremo opuesto, un policia formal, familiar, casado y con hijas, un tipo seguro, que necesita asegurar sus habilidades en el campo de tiro. Riggs, a quien no le importa nada en esta vida, se expone sin dudar a las balas de un francotirador enloquecido. Juntos deberán desmantelar una operación de contrabando de droga cuando su superior les obliga a trabajar juntos y acaban dando con una pista de un asunto que les llevará a enfrentarse con una banda de criminales profesionales en las que puede que incluso encuentren algún conocido o enlace con su pasado. Continúa leyendo Arma Letal (1987). Riggs y Murtough, esa extraña y atractiva pareja de policías de pelicula

Depredador (1987). Una película con Schwarzenegger, una jungla, un comando y un alienígena… hay que verla!

En “Depredador”, John McTiernan, su director, se saco de la manga un peliculón que cruza acción militar con ciencia ficción en parte gracias al musculoso y limitado técnicamente grupo de actores, encabezado por Arnold Schwarzenegger, en parte por la ambientación y sobre todo por la criatura, por el “Depredador” título de la película, y auténtico protagonista de la misma, con permiso del amigo Arnie.

“Depredador” es una película redonda, plagada de escenas míticas y que vió nacer a una criatura que daría mucho que hablar (y más películas)

Poster clásico de la película DepredadorLa historia que nos cuenta “Depredador” es, de inicio, más simple que el mecanismo de un chicle: un comando de mercenarios liderado por el carismático Dutch (Schwarzenegger) es contratado por la CIA para rescatar a unos pilotos apresados por la guerrilla en el típico pais de la selva centroamericana. La misión es un éxito (aunque únicamente consiguen rescatar a una chavala que hace de florero durante toda la película), y los mercenarios machacan a los locales (hasta aquí tenemos la típica película de guerra en jungla) pero durante el viaje de regreso se dan cuenta de que algo invisible está dándoles caza uno a uno. Ese algo resulta ser un cazador alienígena provisto de increibles habilidades y cacharrillos de caza varios que se queda con las calaveras de sus víctimas como trofeos. Desde aquí, la película vira a un estilo que cruza la ciencia ficción y la acción pura y dura. Los mercenarios deberán enfrentarse a semejante bestia con los pocos recursos que tienen… ¿conseguirán detenerle? Continúa leyendo Depredador (1987). Una película con Schwarzenegger, una jungla, un comando y un alienígena… hay que verla!

Aventuras en la gran ciudad (1987). Una niñera, unos adolescentes y una escapada nocturna en una sola película

En los 80 abundaron un tipo de comedias tirando a lo muy simplón y con unos esquemas muy cerrados en las que sabías de antemano todo lo que iba a pasar en la peli, porque todo era tremendamente previsible. Comedias muy “blancas”, sin más pretensiones que hacer pasar un buen rato. Pues bien, “Aventuras en la gran ciudad” es una película que cumple a rajatabla esa premisa: es predecible, es típica, está llena de tópicos… pero oye, que entretiene un buen rato y encima suele ser recordada con bastante cariño.

“Aventuras en la gran ciudad” es la típica comedia 80s previsible y tontorrona, pero muy disfrutable y entretenida

Poster en ingles de Aventuras en la gran ciudadLo que nos cuenta “Aventuras en la gran ciudad” es superoriginal, tenemos a Chris Parker (Elisabeth Shue), una chica que planeaba pasar una velada especial cuando su novio (el típico ultracapullo americano) la cancela. Entonces accede a hacer de niñera de dos hermanos, un adolescente (que está coladísimo por Chris) y una niña fan a muerte del superhéroe Thor, el de Marvel. Está convencida de que va a pasar una noche sosegada cuando recibe la llamada de Brenda (Penelope Ann Miller), una amiga que se acaba de escapar de casa y se encuentra acojonada perdida en medio de la gran ciudad. Para ayudar a Brenda, todos viajarán al centro de la ciudad, con algún invitado de más, y por supuesto, deberán salvar a Brenda y voler a la seguridad del hogar sin que los padres de los chavales se enteren absolutamente de nada. Así que ya os podeis imaginar lo que va a pasar aquí: carreras a lo loco, situacioens de lo más variopinto, enredos de todos los tipos y clases, y así hasta saber si los chavales son capaces de cumplir con éxito su misión, ¿lo serán? Continúa leyendo Aventuras en la gran ciudad (1987). Una niñera, unos adolescentes y una escapada nocturna en una sola película

la princesa prometida (1987). ¿La película perfecta de principes y princesas?

Si te gustan los clásicos con duelos de esgrima a muerte, combates, combates y más combates , héroes, venganzas terribles y desmedidas, y finales edulcorados con el milagro del amor verdadero, tienes que ver esta película urgentemente y sin excusas.

“La princesa prometida” es una película ya clásica de aventuras, con un toque 80s que le da un algo muy especial.

Poster de la película La Princesa Prometida, bien bonito.Todo comienza con un abuelo en la época actual (bueno, en los 80s) que le cuenta a su nieto enfermo un cuento para pasar la tarde, aunque al chaval no le apetece nada. El cuento es, en efecto, “La princesa prometida”, y ahí arranca la película. La historia de “La princesa prometida” nos sumerge en el mágico reino de Florín, de la mano de Buttercup y Westley, una pareja de  idílicos enamorados, que se verán acosados por todo tipo de desgracias a las que tendrán que enfrentarse, y que, obviamente, superarán gracias a su infinito amor y valentía. A su vez, la preciosa Buttercup es el objeto de deseo del maquiavélico príncipe Humperdinck, que hará todo lo posible, más allá del bien y del mal, para conseguir casarse con ella. La película está empañada con un toque humorístico y sarcástico que es todo un acierto, hay diálogos que son una delicia y quedarán en nuestra memoria, pese a que lo intentemos evitar: “ Hola, me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. ¡Prepárate a morir!”, un personaje que eclipsa, por su carisma, a los principales en determinados momentos… un ladrón de escenas. Continúa leyendo la princesa prometida (1987). ¿La película perfecta de principes y princesas?

Jóvenes Ocultos (1987), la película que nos enseñó que es divertido ser vampiro

Para mi “Jovenes ocultos” es una película muy especial, supongo que porque es un cruce perfecto entre película de terror, aventuras, peli de colegas y hasta comedia, a ratos. Esta película sobre vampiros adolescentes californianos ochenteros es un título de culto y ha influido hasta la médula a montonadas de películas con temática de vampiros que se han hecho después.

“Jovenes ocultos” definió un estilo distinto en las películas de terror, haciendo que lo mismo pasarás miedo que te echarás una buena carcajada.

Poster de la película Jovenes OcultosLa historia que nos cuenta “Jovenes ocultos” no es el Quijote, ni falta que hace. La película empieza con un asesinato en un parque de atracciones, hasta aquí OK sino fuera porque el asesino, al que no vemos, parece volar hasta un coche y arrancarle el tejado antes de cebarse con sus víctimas. Y a partir de ahí, vemos como hasta la localidad californiana de Santa Carla se traslada una madre con sus dos hijos adolescentes, Sam (Corey Haim) y Michael (Jason Patric), ya que la madre sale de un divorcio y allí vive el abuelo. La ciudad en la que se desarrolla “Jóvenes ocultos”, Santa Carla, es famosa por su indice de criminalidad y por los sucesos extraños que suceden por las noches. Nada más llegar allí, los hermanos salen a dar vueltas de noche y Michael se fija en una chavala que le mola (Jami Gertz), pero que va con el malote del pueblo, de nombre David (Kiefer Sutherland), y que es un cruce entre rockero 80s, motero y chulo de barrio, con un look en plan banda de rock, y acompañados de varios tipos como él. Pero David es especial y al final acaba convenciendo a Michael de que le acompañé a su guarida secreta donde le someten a un rito de iniciación. Continúa leyendo Jóvenes Ocultos (1987), la película que nos enseñó que es divertido ser vampiro

Maniquí (1987). Kim Cattrall, una maldición egipcia y los años 80.

Hay películas de los 80 que han aguantado perfectamente el paso del tiempo, por muchas razones: porque la historia sigue vigente, por la interpretación de los actores, por su caracter universal, etc. Pero desde luego, “Maniquí” no es una de ellas. Es una de esas películas que ha soportado fatal el paso del tiempo.

“Maniquí” es la típica comedia tonta de los años 80, con todos los defectos y virtudes que eso supone.

Poster de la pelicula ManiquiLa historia que nos cuenta “Maniquí” es de traca y pandereta. La película comienza enseñándonos el antiguo Egipto, donde una mujer, Ema (Kim Cattrall) se queja a su madre de que queiren casarla con hombres que no le interesan y que además ella quiere vivir su vida, y le pide a los dioses que no permitan que su vida sea esa, así que los dioses le conceden esa oportunidad, y Ema desaparece, literalmente. Luego aparecen los créditos iniciales de la película, en formato de dibujos animados, que nos dan a entender que nuestra protagonista pasa por todos los momentos de la Historia. Y así llegamos a la época actual, en la que vemos a un joven escultor, Jonathan (Andrew McCarthy), que trabaja en una fábrica creando maniquíes y que está orgullosísimo de su última creación, un maniquí perfecto. Como el chaval se dedica a convertir cada maniquí en una pieza de arte y es muy lento, pierde el trabajo, y vemos como deambula de trabajo en trabajo, siempre aportando una visión artística y perdiendo el trabajo: desde jardinero a pizzero. Su novia, una ejecutiva agresiva, no comparte su visión romántica y artística de la vida y le reprocha su poca estabilidad continuamente. Continúa leyendo Maniquí (1987). Kim Cattrall, una maldición egipcia y los años 80.

Dirty Dancing (1987). Amor y baile con Patrick Swayze y Jennifer Grey.

“Dirty Dancing” es una de esas películas que sin tener nada especial consigue ser especial en sí misma, y me explico. Aquí no hay grandes actores ni un gran guión ni nada que sobresalga en sí mismo de forma individual, pero el conjunto de todo ello hace de esta película algo redondo, muy comercial y con un éxito brutal.

“Dirty Dancing” se ha convertido en la historia moderna modelo del amor entre la chica inocente y el chico malote pero de buen corazón.

Poster de la pelicula Dirty DancingA mi personalmente nunca me ha entusiasmado “Dirty Dancing”, pero hay que ser justo y reconocer que como película se convirtió en todo un icono, arrastrando a las masas y consiguiendo que Patrick Swayze se convirtiera en un sex-symbol mundial y estuviera en las carpetas de las adolescentes de todo el mundo. Desde luego, eso se consiguió en base a la química de los protagonistas, el carisma de Swayze y a una elección de canciones y bailes que hicieron de la película un producto ideal para hacer soñar a las adolescentes del planeta con esa historia de amor prohibido. El argumento de “Dirty Dancing” es sencillo y claro: estamos  a principios de los 60, y la familia Houseman se va de vacaciones a un hotel de la montaña, donde entre las actividades que hay para entretener a los huéspedes destaca el baile, y en concreto el profesor Johnny Castle, del que se enamora perdidamente Baby, la menor de las 2 hijas del matrimonio Houseman. Baby empieza a intimar con los empleados del hotel y en concreto con Johnny y los bailarines, que viven aparte en el complejo hotelero. La relación entre ambos acaba convirtiéndose en una historia de amor prohibido (una niña bien con un macarra bailongo… no way!!!) Continúa leyendo Dirty Dancing (1987). Amor y baile con Patrick Swayze y Jennifer Grey.

RoboCop (1987). La policía del futuro tiene cuerpo de cyborg.

RoboCop“, madre mía que gran película sin ninguna pretensión más allá de hacer pasar un buen rato. La recuerdo mucho porque aunque la ví por primera vez en algún pase de la televisión y me impactó bastante por un par de escenas bastante duras: el asesinato de Murphy (encarnado por Peter Weller, futuro RoboCop) y la muerte de Emil, uno de los secuaces del malo malísimo que prácticamente se disuelve en ácido. Pero espera espera, que voy muy rápido.

La película nos enseña como será la policía del futuro: cyborgs mitad humanos mitad máquinas.

Poster de la pelicula RobocopRoboCop“, la película,  nos cuenta una historia del futuro cercano que parece muy real. En un futuro que está a la vuelta de la esquina las empresas privadas tienen tanto poder que incluso gestionan el cuerpo de policía de Detroit, la ciudad protagonista de “RoboCop”. La empresa PCO, una empresa privada, ha pasado a controlar el cuerpo de policía de la ciudad de Detroit a la vez que proyecta construir una nueva Detroit llamada Delta City. Para poder construir la nueva ciudad con garantías necesita erradicar el crimen y de ahí su interés en controlar a la policía (intereses inmobiliarios y urbanísticos, ¿os suena?, real como la vida misma), pero a la PCO no le gusta la policía convencional no, quiere un policía que esté disponible 24 horas al día y que no descanse ni tenga ningún tipo de debilidad, y para eso está el robot policía RP-209, un monstruo metálico para hacer respetar la ley. Pero este descomunal robot tiene muchos problemas y no acaba de funcionar bien y el éxito en controlar a la policía por parte de PCO pasa por el éxito del programa RoboCop, un cyborg creado con los restos de un policía asesinado en el cumplimiento del deber, Alex Murphy (Peter Weller). Continúa leyendo RoboCop (1987). La policía del futuro tiene cuerpo de cyborg.