Aliens, el regreso (1986). Ciencia ficción, alienígenas, marines y Ripley en una película made in James Cameron

Ey, yo fui al cine a ver “Aliens, el regreso”, y creo que tenía 10 u 11 años cuando me metí en aquella sala oscura para ver en pantalla bien grande como unos monstruos aterradores sembraban el pánico en una colonia espacial situada en el quinto pino… lo pase francamente mal. Me pase media película mirando entre las rendijas de mis dedos, porque me tapaba la cara con las manos para pasar el trago.

“Aliens, el regreso” me impacto sobremanera, porque era una mezcla de película de guerra y terror que me hizo pasar muy mal rato.

El poster clásico de Aliens El RegresoAsí que gracias a James Cameron por hacerme pasar ese mal rato y por adentrarme más que en una secuela, en esta evolución de “Alien, el octavo pasajero”. Si la película original era una cinta de terror puro y duro ambientada en el espacio, en “Aliens, el regreso” lo que Cameron nos entrega es a Ripley convertida en un pseudo marine del futuro, repartiendo mamporros y tiros por doquier, aniquilando aliens, en un híbrido perfecto de película de guerra-acción-terror. Para situarnos, lo que “Aliens, el regreso” nos cuenta, es la historia que viene tras la última escena de “Alien, el octavo pasajero” donde tras navegar a la deriva en el espacio durante 57 años, la teniente Ripley, única sobreviviente de la nave Nostromo, es rescatada y se reencuentra con los representantes de Weyland – Yutani, la voraz compañía para la que trabajaba y que sacrificó a sus compañeros con el objeto de conseguir un espécimen extraterrestre. Continúa leyendo Aliens, el regreso (1986). Ciencia ficción, alienígenas, marines y Ripley en una película made in James Cameron

La mosca (1986). La película que nos cuenta como el hombre se hizo insecto.

En 1986 David Cronenberg consiguió su mayor éxito comercial con esta película, “La mosca”, un remake del film de mismo título de 1958, aunque de aquel solo conserva el argumento de base. Pero, ey, estamos hablando de David Cronenberg, no de un cualquiera, así que lo que el amigo David hizo fue respetar la idea inicial de un científico que se fusiona con una mosca al realizar un experimento y convertir eso en una película tremenda en todos los aspectos e inclasificable, porque sí, tiene mucho terror, mucho gore y mucho susto, pero es verdad que hay una historia de amor trabajada y un drama.

Con “La mosca”, David Cronenberg creó una película que combina a la perfección terror, gore, drama, sensibilidad y amor.

Poster en ingles de la película La Mosca, de David Cronenberg“La mosca” es además una película de actores y personajes, mucho más que de efectos y maquillaje, aunque el trabajo de Chris Wallas en efectos y maquillaje es sencillamente espectacular.

Si algún despistado por ahí que no ha visualizado “La mosca”, la película nos cuenta la historia de Seth Brundle (Jeff Goldblum), un científico que ha descubierto el modo de teletransportar objetos de un lugar a otro: mete un objeto en una cabina, y éste aparece en otra cabina situada en otro lugar, y todo ello en un segundo. Lógicamente el invento tiene tela, y Seth Brundle es considerado en parte visionario y en parte loco. Una periodista, Veronica (Geena David), que trabaja en una publicación científica, se interesa mucho por el trabajo de Seth. El bueno de Seth confía en Veronica y le enseña todos los entresijos del teletransporte y el principal problema con el que se encuentra: es capaz de teletransportar objetos sin problemas, pero cuando lo hace con seres vivos (esa escena en la que Seth Brundle teletransporta un mono y este aparece, literalmente, del revés) o con materia orgánica, algo no marcha bien. Continúa leyendo La mosca (1986). La película que nos cuenta como el hombre se hizo insecto.

Cuando el viento sopla (1986). Película de dibujos animados adultos para una dura historia sobre una guerra nuclear

Cuando ví por primera vez “Cuando el viento sopla” la verdad es que me quedé muy pero que muy shockeado, para nada esperaba encontrarme ante una película como la que vi. Porque de inicio tú vas y ves que es una película de dibujos animados, de tono adulto, sí, y orientada a una catastrofe postnuclear. Pero te haces idea de que vas a ver otra cosa.

“Cuando el viento sopla” es un durísimo relato, muy humano, de como afrontan una guerra nuclear un matrimonio jubilado de la campiña inglesa. No es una película para niños, no.

Cartel de la pelicula Cuando el Viento Sopla, con su titulo original, When The Wind BlowsAsí leido puede parecer hasta algo chistosillo, ¿no?, una pareja de abueletes que, en su hogar campestre, deben hacer frente a a un apocalípsis nuclear, pero de chistoso nada de nada, os lo aseguro. “Cuando el viento sopla” cuenta la historia de Jim y Hilda Bloggs, una pareja de jubilados que viven en una remota zona rural de Gran Bretaña poco antes del inicio de una guerra nuclear. Profundamente patriotas, tienen absoluta confianza en su gobierno, están al tanto de las noticias de la creciente tensión entra la URSS  e Inglaterra y se han informado sobre todo lo que deben hacer en caso de que el enemigo ataque su país, punto por punto. Jim ha leído los folletines oficiales sobre la la bomba atómica, que en ocasiones se contradicen dependiendo del autor del folleto, e inicia la construcción de un refugio que les protegerá en caso de una explosión nuclear. Algo que finalmente sucede, arrasando la preciosa zona en la que viven y convirtiéndola en un paraje desolado y destruido por completo, en el que la pareja deberá sobrevivir y hacer frente al día a día en medio de un entorno nuclear hostil que no imaginaban ni en sus peores pesadillas. ¿Qué será de ellos, como afrontarán el escenario que tienen delante?

Continúa leyendo Cuando el viento sopla (1986). Película de dibujos animados adultos para una dura historia sobre una guerra nuclear

Todo en un día (1986). La película de Ferris Bueller, el adolescente que todos queremos/quisimos ser.

La verdad es que había oido hablar, y mucho, de “Todo en un día” y de su protagonista, Ferris Bueller (interpretado por Matthew Broderick), pero nunca la había visto. Recordaba el final de la película de algún pase por la tele, conocía su existencia, pero poco más. Así que un día de hace unas semanas, viendo la deplorable programación que me esperaba en los casi 30 canales de la televisión (¿para qué quiero 30 canales sin en ninguno hay nada interesante?) opté por poner la película y quitarme por fin una de esas miles de espinas que tengo, que son películas pendientes de ver.

“Todo en un día”, como película, está hecha con un único objetivo: entretener y arrancarte unas cuantas risas. Ni más ni menos.

Poster de la película Todo en un dia.Todo en un día” nos cuenta exactamente eso, un día en la vida del protagonista, un chaval llamado Ferris Bueller que decide que un buen día (el que se nos cuenta en la película) no le apetece ir al instituto y prefiere estar por ahí con su amigo Cameron y su novia, Sloane, que sí va al instituto pero que el se encargara de “rescatar”. Y aunque todo sucede en un único día es alucinante la cantidad de cosas que le da tiempo a hacer al bueno de Ferris. Primero, debe convencer a sus padres de que está enfermo ante el estupor e indignación de su hermana; luego debe convencer a su mejor amigo, Cameron, de que salga de la cama, ya que está enfermo de verdad, para que cojan juntos el Ferrari del padre de Cameron para irse por ahí de parranda; por supuesto irán a buscar al instituto a Sloane, la novia de Ferris, para que se una a ellos, y a partir de ahí a vivir el día: almuerzos en restaurantes carísimos, paseos en Ferrari, participar en una cabalgata masiva por el centro de la ciudad, etc… y todo esto mientras Ferris intenta evitar cruzarse con sus padres y que el director del colegio, obsesionado con cazarle, le pille. De todo esto va “Todo en un día”. Continúa leyendo Todo en un día (1986). La película de Ferris Bueller, el adolescente que todos queremos/quisimos ser.

Los inmortales (1986). Solo puede quedar uno.

Lo primero que me viene a la cabeza cuandio pienso en “Los inmortales” (horrorosa pero apropiada traducción de “Highlander”, que significa montañés) es la banda sonora, compuesta en su mayoría por canciones de Queen, y más en concreto del “A kind of magic“, su disco de ese mismo año, 1986. Puede que en ocasiones la música no pegue lo más mínimo con la historia, pero en esta película hay unas cuantas canciones de Queen que son de lo más duro que grabó el grupo en aquel album, como “Princes of the universe” o “Gimme the prize”, verdaderos himnos hard-rock FM, y que suenan de gloria en esta película y que le dan una nueva dimensión.

“Los inmortales” es una película de espadas, honor, inmortalidad y lucha entre el bien y el mal.

Poster clásico de la película Los InmortalesEn lo que a la película se refiere, “Los inmortales” tiene todo lo necesario para que le guste a cualquiera: tios con espadas, gente inmortal, acción, las dosis justas de fantasía, un poco de sentido del humor y peleas a espada en las que se cortan cabezas… ahí es nada amigos. Ah, y también hay una historia de amor (no, dos), por supuesto. Entonces direis, ¿pero de qué va “Los inmortales” con toda esta mezcla de cosas que acabas de decir? La película comienza con un tipo (Christopher Lambert) viendo un combate de lucha libre en el Madison Square Garden. A mitad del combate, el tipo se levanta y se dirige al aparacamiento, donde se encuentra con otro hombre, con el que empieza a hablar como si se conocieran de toda la vida. Repentinamente, ambos sacan una espada cada uno y comienzan a pelear como posesos con el único objetivo de acabar el uno con el otro. Al final del combate, el vencedor es el primero al que vimos viendo el combate. Su nombre es Connor McLeod, y es inmortal. Pertenece a una raza de hombres elegidos por los dioses con el único objetivo de exterminarse entre ellos a lo largo de los años hasta que solo quedé uno, que recibirá el premio final de los dioses como regalo por haber acabado con todos los demás inmortales. Continúa leyendo Los inmortales (1986). Solo puede quedar uno.

El sargento de hierro (1986). Clint Eastwood, el marine definitivo.

Estoy seguro de que la primera vez que ví “El sargento de hierro” (cochambrosa traducción de “Heartbreak Ridge”) fue en casa de un colega después de alquilarla en VHS. No sé porque la alquilamos, pero fue una de las mejores decisiones de mi vida, que duda cabe.

“El sargento de hierro” es recordada por muchos por las frases que contiene la película, algunas tan sutiles como “como alambre de espinas y bebo napalm”

Poster de la película El Sargento de HierroNada más empezar “El sargento de hierro” lo primero que oyes es una frase del personaje de Clint Eastwood, Tom Highway, en la que si hay 10 palabras, 8 son tacos. Y acto seguido, una buena pelea en la carcel, y no llevamos ni 5 minutos de película. Esa es la tarjeta de presentación de “El sargento de hierro“, y oye, a mi me funcionó, porque la disfruté, y la disfruto, como un tocinete, con toda su violencia y exaltación de la virilidad a todo trapo.

El argumento de “El sargento de hierro” es sencillo: un marine en los últimos años de su carrera militar, Tom Highway (encarnado por Clint Eastwood), un sargento de artillería, vuelve a uno de sus destinos anteriores en Estados Unidos, a hacerse cargo de un pelotón de reconocimiento, con la desaprobación de su superior, el mayor Powers (Everett McGill), que le ve como un soldado del pasado, como una máquina de matar vieja y caduca. Highway tendrá como misión enderezar al pelotón de marines, más ocupados bebiendo y pasando el rato que centrándose en su entrenamiento. Continúa leyendo El sargento de hierro (1986). Clint Eastwood, el marine definitivo.

Terrorvision (1986). De la televisión salen monstruos cósmicos.

Recuerdo perfectamente la carátula de “Terrorvision” en los videoclubs de mi barrio cuando era un adolescente. Aquella cinta VHS con una imagen de una antena parabólica en la que había insertado un ojo alienigena y unos tentáculos me daba bastante miedo, y de hecho nunca tuve el valor de alquilarla porque si la caratula me daba tanto miedo, seguro que la película que iba dentro era tan brutal que me traumatizaba de por vida… eso pensaba.

La caratula del vhs de “Terrorvision” me daba un miedo importante de chaval. Pensaba que esa película tenía que dar mucho mucho miedo.

Poster en inglés de la película TerrorvisionHace ya algo de tiempo decidí que ya estaba preparado para ver “Terrorvision” de una vez y acabar con esa sensación de cosa a medio hacer por no haberla visto de chaval, así que me senté delante de mi televisión y me puse la película.

Terrorvision” empieza enseñándonos el departamento de sanidad, división de seres mutantes, del planeta Plutón, donde un horrible monstruo es convertido en energía y disparado al espacio por un funcionario plutoniano. El monstruo viaja en forma de rayo por el universo rebotando de planeta en planeta hasta que aterriza en la flamante y nueva antena parabólica de los Putterman, una familia muy particular. El monstruo vive en la televisión, y cada vez que los Putterman cambian de cadena o hacen algún arreglo, el monstruo se manifiesta físicamente haciendo todo tipo de cositas malas. La familia está compuesta por los padres, un matrimonio salido y peculiar con una fijación preocupante por hacer intercambio de parejas; la hija, una chavala 100% ochentera que aprece Cindy Lauper en versión barata; el hijo, un chavalín obsesionado con las armas y con la estética militar; y el abuelo, un viejo loco obsesionado con la guerra, las armas, la supervivencia y que tiene un cuarto que parece un bunker militar. Con este cuadro de personajes, al que se suma alguno más, como Medusa, una presentadora tetuda de TV de un programa de terror y algún secundario más, parte “Terrorvision“, que básicamente consiste en ver como la familia lucha contra el monstruo hasta el final de la película y el desenlace. No cuento más de momento porque si no os chafo toda la película. Pero seguid leyendo, seguid… Continúa leyendo Terrorvision (1986). De la televisión salen monstruos cósmicos.

El chico de oro (1986). Eddie Murphy lucha contra demonios para salvar a un chaval del Tibet.

La verdad es que no soy lo que se dice un gran fan de Eddie Murphy. He visto muchas de sus películas, como casi todo el mundo, pero por ejemplo creo que no he visto ninguna en el cine, ni he comprado nunca una película suya en DVD, ni les tengo a sus películas un especial cariño, excepto a esta, “El chico de oro“, que no se porque siempre me ha parecido genial, puro entretenimiento: 90 minutos justos de acción, humor, magia, criaturas sobrenaturales y una canción de Ratt, ¿que más se puede pedir, diablos?

Eddie Murphy rodó “El chico de oro” después de los megataquillazos que consiguió con “Superdetective en Hollywood” y “Entre pillos anda el juego” o “Límite 48 horas”. Más tarde rodaría “Superdetective en Hollywood II” o “El príncipe de Zamunda”. Los 80 fueron suyos y se convirtió en el cómico negro por excelencia.

En “El chico de oro” Eddie Murphy se lució combinando acción, humor, payasadas suyas y un toque de misterio y terror.

POster de la película El Chico de OroEn “El chico de oro” Eddie Murphy encarna a Chandler Jarrell, un investigador privado especializado en resolver casos de desapariciones de niños. Mientras Chandler está buscando a una chica de 16 años desaparecida, Cheryl Mosley, una joven tibetana le pide su ayuda para rescatar a un niño secuestrado en el Tibet, cuyo destino es salvar a la humanidad, ya que es el portador de la compasión. Lógicamente, Chandler, un tipo irónico y de la calle, se toma a guasa lo que la chica le cuenta, pero como ella insiste tanto y como encuentra algunos puntos en común entre la historia de ese chico del Tibet y la desaparición que está investigando, decide ayudarla a encontrar a “El chico de oro”. A partir de aquí nuestro amigo se ve metido en un fregado que incluye viajes al Tibet, culturas perdidas, pruebas dignas de Indiana Jones y enfrentamiento con seres que no son de este mundo, como el inigualable Sardo Numspa. Todo esto, por supuesto, aderezado con las típicas coñas clásicas de Eddie Murphy. La mezcla, la verdad, resulta de lo más atractiva, porque lo que acabamos teniendo es una película de acción con muchos golpes de humor y muchas aventuras e ingredientes sobrenaturales… vamos, que no te vas a aburrir viéndola. Continúa leyendo El chico de oro (1986). Eddie Murphy lucha contra demonios para salvar a un chaval del Tibet.

Dentro del laberinto (1986), David Bowie, rey de los goblins.

No me cabe ninguna duda de que en los 80 el cine de género fantástico vivió su mejor momento, sin duda alguna, disfurtando de un éxito masivo de público. Películas como “Cristal Oscuro” (1982), “Krull” (1983), “la historia interminable” (1984), “Legend” (1985) o “Willow” (1988) pertenecen a esa época dorada del cine fantástico y demuestran que esos años fueron su época dorada. Y por supuesto también estaba “Dentro del laberinto” (1986), un cuento clásico de hadas que tenía como principal gancho el ver a David Bowie en uno de los personajes principales.

En “Dentro del laberinto” contemplamos un mundo de fantasía ideado por Jim Henson y con David Bowie como rey y señor de toda la película.

Poster de la película Dentro del LaberintoVolvamos atrás en el tiempo hasta 1986 y vayámonos al cine a ver “Dentro del laberinto”, ¿qué es lo que nos vamos a encontrar?. Pues un cuento clásico de hadas y fantasía. La película nos cuenta la historia de Sarah (Jennifer Connelly), una adolescente que disfruta leyendo sobre mundos de fantasía y jugando a que son realidad. Una tarde, Sarah está en el parque jugando a que está en su mundo de fantasía cuando se da cuenta de que llega con mucho retraso a casa para cuidar a su hermano pequeño, ya que sus padres se marchan. Sarah llega bastante tarde a casa y se lleva la típica bronca de sus padres y se queda sola con su hermano pequeño, al que tiene cuidar y al que culpa de todos sus males. Encima, su hermano no para de llorar, y ella, harta de él, empieza a pedir a los goblins de su mundo de fantasía que se lo lleven y que no vuelva nunca. Para su sorpresa y espanto, sus deseos se hacen realidad, y los goblins se llevan a su hermano pequeño al laberinto, hogar del rey de los goblins, Jareth (David Bowie). El mismísimo Jareth se presenta ante Sarah y le da una posibilidad de recuperar su hermano: tiene 13 horas para intentar llegar a su castillo, atravesando el laberinto, y así impedir que su hermano se convierta en un goblin. Con este argumento de base, en “Dentro del laberinto” se nos van presentando unas cuantas criaturas y personajes que acompañarán a sarah en la búsqueda de su hermano y en su intento por cruzar el laberinto. En su aventura, Sarah conocerá a Hoggle, un enano gruñón; a Ludo, una bestia enorme pero muy tierna; y mi favorito, Sir Dydimus, un zorro que se cree un caballero medieval y va a lomos de su corcel: un perro. Todos estos personajes y alguno más acompañarán a Sarah en su aventura de cruzar el laberinto y salvar a su hermano de ser convertido en un goblin por el rey Jareth. Continúa leyendo Dentro del laberinto (1986), David Bowie, rey de los goblins.