Aterriza como puedas (1980). La primera comedia hiperdesmadrada y absurda… y con Leslie nielsen

“Aterriza como puedas” es todo un clásico. Vale, no es “Casablanca” o “Ciudadano Kane”, pero “Aterriza como puedas” es un clásico de otro tipo, de los que ponen una y otra vez en la televisión y el público lo ve. Yo, desde luego, cada vez. La película es hasta parte del inconsciente colectivo de todos, ¿quién no ha oído a alguien decir frases míticas de la película como “elegí un mal día para dejar de esnifar pegamento” o “te gustan las películas de romanos”?

“Aterriza como puedas” inauguró ese subgenero de comedias desmadradas, surrealistas y exageradas… en las que siempre sale Leslie Nielsen, que aquí hace su primera aparición.

Poster de la pelicula Aterriza Como Puedas“Aterriza como puedas” nació como parodia del género catastrófico, que tan de moda había estado en la década de los 70 por películas como “El coloso en llamas” o “Aeropuerto”. Y, sin comerlo ni beberlo, la película fundó un género, el de las comedias disparatadas que parodian éxitos comerciales y, por el camino, hacen lo que sea por el chiste. Porque eso es lo que caracteriza a esta película, su estilo gamberro, cómo fuerza las situaciones, los personajes, la trama, absolutamente todo. La veracidad o el realismo no existen, todo vale con tal de hacer reír al espectador. Y funciona. La película es una recopilación sin descanso de gag tras gag, de situación cómica absurda tras situación cómica absurda. Un no parar de reir y un montón de escenas que se han convertido en clásicos. Continúa leyendo Aterriza como puedas (1980). La primera comedia hiperdesmadrada y absurda… y con Leslie nielsen

A la caza (1980). La película en la que Al Pacino busca un asesino en serie en el ambiente gay de NYC.

En su día, “A la caza” fue una película cargada de polémica por el ambiente en el que sucede la historia: el ambiente gay sadomaso de la ciudad de Nueva York. Y este es precisamente su punto más fuerte, la ambientación de la película, que es la verdadera protagonista de una historia convencional de policías y asesinos.

El ambiente nocturno de “A la caza” acaba siendo el protagonista de la película. Un ambiente oscuro, vicioso y prohibido en el que el personaje de Al Pacino se infiltra.

Poster en inglés de la película A la CazaA la caza“, protagonizada por un Al Pacino que ya tenía un nombre importante en Hollywood después de haber intervenido en “El padrino”, “El padrino II” o “Serpico”, nos cuenta la historia de un policía que se infiltra en el ambiente gay más duro de la ciudad de Nueva York para dar caza a un asesino en serie que puntualmente va dando muerte a miembros de este colectivo, así que ni corto ni perezoso empienza a introducirse en un micromundo con sus propias normas y reglas (memorable la escena en la que aprende el significado del color de los pañuelos que los gays llevan colgando de sus tejanos), y del que tendrá que aprender mucho en muy poco tiempo para poder averiguar como encontrar a un asesino que campa a sus anchas por este ambiente. Continúa leyendo A la caza (1980). La película en la que Al Pacino busca un asesino en serie en el ambiente gay de NYC.

El lago azul (1980), un naufragio, una isla tropical y una pareja

Desde luego “El lago azul” es una película bastante peculiar, porque reune a partes iguales dosis de aventuras y de romanticismo y amor de lo más pastelón. Cuando la ví en los años 80 me gustó sobre todo la parte de las aventuras, porque el resto de la película es bastante dulzón, pero lo cierto es que, vista hoy, el conjunto y la mezcla es justo lo que le da a “El lago azul” su punto más especial, y lo que ha hecho que la película sea hoy día un clásico.

En “El lago azul”, ambientada en una isla tropical, hay un equilibrio perfecto entre aventuras e historia de amor a lo largo de toda la película

Poster de la película El Lago AzulDesde luego, “El lago azul” no es una película de amor, pero tampoco es una película de aventuras, es justo lo que hay entre esos dos extremos.

¿Y qué historia nos cuenta esta película? “El lago azul” comienza con un velero de la época victoriana navegando. En él viajan dos niños, Emmeline (Brooke Shields, cuando la niña crece, que cuando hizo esta película tenía 14 años) y Richard (al que da vida, cuando crece, Christopher Atkins), que hacen la ruta del cabo de Hornos con el padre de Richard, que cuida además de Emmeline, ya que sus padres murieron. Durante el viaje, el velero naufraga, y los niños van a parar a un bote salvavidas con el ayudante de cocina, Paddy. Aunque hay más supervivientes, los niños y Paddy se separan de ellos al ir en un bote y acaban apareciendo, días después, en una isla tropical, donde comienzan a vivir y donde Paddy les enseña a alimentarse, a cazar, a construir cabañas, etc. Continúa leyendo El lago azul (1980), un naufragio, una isla tropical y una pareja

Superman II (1980). Más supervillanos, pero menos película.

Esta película, la segunda de Superman, me provoca sentimientos encontrados, porque “Superman II” se rodó al mismo tiempo que “Superman, la película”, pero el resultado no fue el mismo, sobre todo porque al haber un cambio de director de por medio (Richard Donner fue sustituido por Richard Lester) el tono de la película cambió, y mucho. De hecho “Superman II” tiene mucho de comedia y menos de tono serio y épico más propio de una historia de un tipo todopoderoso como Superman.

“Superman II” es una digna continuación de la primera película, pero es muy distinta, y para mi, no alcanza el nivel de la primera ni de lejos, aunque tiene su encanto.

Poster en ingles de la pelicula Superman IIEn “Superman II” hay ingredientes que invitan al optimismo: Superman se enfrenta a tres supervillanos con superpoderes, además pierde sus poderes y es tachado de cobarde por la sociedad, etc., pero esas cosas que prometen se ven comprometidas por los ingredientes que “estorban” en la película, como demasiados gags cómicos, el poquísimo protagonismo de personajes como Lex Luthor o Jimmy Olsen o el nulo carisma de Margot Kidder como Lois Lane (lo siento, pero nunca me ha convencido esta actriz como Lois Lane). Eso sí, Christopher Reeve está enorme, tanto en lo cómico como en lo dramático, y es, desde luego, lo mejor de la película. Pero bueno, vamos al grano y hablemos de lo que nos cuenta “Superman II”. La película arranca con un resumen de casi 10 minutos de la primera película mientras nos muestra los títulos de crédito, para luego contarnos la historia de tres criminales de Krypton, el general Zod, Non y Ursa, que son condenados por Jor-El, el padre de Superman, a vagar por la eternidad encerrados en la zona fantasma. A todo esto, de vuelta a la actualidad, unos terroristas amenazan con volar la Torre Eiffel con una bomba de hidrógeno. En París está Lois lane, y para allá que va Clark Kent. Superman se deshace de la bomba, lanzándola al espacio, pero ésta explota y libera a los tres criminales de la zona fantasma, que se dirigen a la Tierra a sembrar el caos y la destrucción, ya que al llegar a nuestro planeta adquieren los mismos poderes que el hombre de acero, ¿podrá Superman hacer frente a tres criminales con sus mismos poderes?. Continúa leyendo Superman II (1980). Más supervillanos, pero menos película.

Flash Gordon (1980), la película que es la mayor horterada de la ciencia ficción.

Sé que el título del post puede parecer una sobrada, pero que quereis que os diga, es la pura realidad. “Flash Gordon” aunque es una película bastante conocida, lo es casi siempre por ser un auténtico cúmulo de despropósitos, empezando por ser toda la película una tremenda macro horterada de ciencia ficción.

Poster en ingles de la pelicula Flash GordonDesde luego, no sé como se vería “Flash Gordon” en 1980, pero 30 años después, el tiempo le ha pasado muuuuucha factura, y es una película ultrahortera aunque con cierto encanto y desde luego una cierta reputación de film “de culto”. Si digo que es tan hortera es porque el vestuario, los decorados, los personajes, TODO es hortera en esta película, que parece hecha a trozos por un principiante y con un argumento que es un despropósito, tanto si conoces el comic original de Flash Gordon como si no.

En la película “Flash Gordon” todos los cliches horteras de los 80 están presentes en formato de ciencia ficción, mezclados con la serie B.

Pero empecemos por el principio y a ver como lo cuento para que se entienda. “Flash Gordon” es la adaptación de un cómic de aventuras espaciales nacido en los años 30. El argumento de la película es una chorrada como un piano, pero tiene su encanto, por lo absurdo y bizarro que es: el emperador del planeta Mongo, Ming, decide destruir La Tierra, y empieza a hacer que en nuestro planeta sucedan todo tipo de cataclismos. Al mismo tiempo parten desde un pequeño aeropuerto en un avión el jugador de futbol americano Flash Gordon y la periodista Dale Arden. Los pilotos de la avioneta desaparecen en medio de un extraño fenómeno atmosférico provocado por Ming, con lo que Flash hace aterrizar la avioneta justo (que casualidad) en casa del Doctor Zarkov, un científico que sabe que Ming es el culpable. Ming obliga a Dale y a Flash a viajar con él a Mongo para detener a Ming y salvar a La Tierra. Continúa leyendo Flash Gordon (1980), la película que es la mayor horterada de la ciencia ficción.

El final de la cuenta atrás (1980). La segunda guerra mundial y los viajes en el tiempo.

Los viajes en el tiempo siempre han sido un recurso muy útil para el cine desde el mismo momento en que se inventó, probablemente porque los grandes sueños del hombre sean volar, hacerse invisible y viajar en el tiempo. “El final de la cuenta atrás” utiliza los viajes en el tiempo desde el punto de vista de una película bélica, sentando las bases de las típicas paradojas temporales modernas que tanto se emplearían luego en películas como “Regreso al futuro”. ¿Cuales son esas paradojas temporales? Pues ya sabeis: ¿qué pasa si me encuentro con mis padres e impido que se conozcan, existiría yo? o por ejemplo, ¿es posible cambiar el pasado o el devenir del tiempo es inmutable?

En “El final de la cuenta atrás” encontramos un cruce entre película bélica y película de ciencia-ficción, incluyendo viajes en el tiempo.

Poster de la pelicula El Final de la Cuenta AtrasMadre mía, cuanta filosofía. Al grano, “El final de la cuenta atrás” nos cuenta la historia de un analista, Warren Lasky (interpretado por Martin Sheen después de haber hecho “Apocalypse Now”), que se embarca en el portaaviones USS Nimitz, atracado en Pearl Harbor (un portaaviones real) con la misión de analizar el funcionamiento del barco. Es recibido por la tripulación con cierto escepticismo sobre su trabajo, aunque cuenta con el apoyo y la ayuda del capitán del barco, Matthew Yelland (un  Kirk Douglas de 64 años y toda una estrella del cine clásico) y del comandante Owens (James Farentino), el mejor piloto del portaaviones. Hasta aquí todo correcto, el barco zarpa mar adentro, vemos como despegan y aterrizan aviones, etc… hasta que una inmensa y extraña tormenta tropical envuelve el barco al completo. La tormenta provoca a todos los tripulantes del USS Nimitz una fuerte conmoción, pero pasa rápidamente y todo parece estar bien, pero empiezan a darse cuenta de que no hay comunicación por radio y de que las cosas no están como las dejaron. Con el paso de las horas, descubrirán que el portaaviones ha viajado en el tiempo, hasta el 6 de diciembre de 1941, un día antes del ataque japonés a Pearl Harbor. Continúa leyendo El final de la cuenta atrás (1980). La segunda guerra mundial y los viajes en el tiempo.